El Trastorno por Estrés Postraumático




Esta semana hablaremos de un subtipo de estrés, el «Trastorno por Estrés Postraumático».
  

El Trastorno por Estrés Postraumático, es un subtipo de estrés catalogado dentro del grupo de los trastornos de ansiedad. Conlleva la aparición de síntomas específicos tras la exposición a un hecho estresante, fuertemente traumático, que implica un daño físico o es de naturaleza extremadamente amenazadora o catastrófica para el individuo.
Dicha experiencia vivida genera, en muy poco tiempo, una gran excitación a la vida psíquica, lo cual imposibilita toda posibilidad de elaboración. El psiquismo, al verse impedido de descargar una excitación tan fuerte, y al no poder controlarla, desarrolla efectos patógenos y trastornos duraderos.
El trastorno por estrés postraumático es el conjunto de los síntomas que aparecen como consecuencia de un hecho traumático. Es una seria reacción emocional a un trauma psicológico extremo.
El factor estresante puede tener que ver con diferentes causas, como la muerte de alguien cercano, una amenaza a la vida de la persona o de alguien más, un grave daño físico o algún otro tipo de amenaza a la integridad física o psicológica, a un grado tal que las defensas mentales de la persona no pueden asimilarlo. En algunos casos, puede darse también como consecuencia de un profundo trauma psicológico o emocional y no necesariamente por daño físico, aunque generalmente involucra ambos factores juntos.
El trauma es la incapacidad de un sujeto para responder adecuadamente a la intensidad del torrente de excitaciones excesivas para su psiquismo, producido por un determinado hecho experimentado, conllevando la aparición de los síntomas.
Algunos de los síntomas pueden ser:
  • Alucinaciones recurrentes del acontecimiento traumático.
  • Conmoción.
  • Ansiedad.
  • Sentimiento de culpa.
  • Irritabilidad crónica o depresión.
  • Puede dar lugar a adicciones, insomnio, pesadillas, reacciones exageradas de sobresalto.
  • Trastornos psicosomáticos.
  • Problemas de concentración, flashbacks, sentimientos de confusión y desesperación.
  • Baja autoestima.
  • Miedo, persistente e intrusivo, a que el suceso o los sucesos vuelvan a suceder.
  • Alteraciones psiquiátricas.
El trastorno por estrés postraumático se asocia a diferentes acontecimientos, tales como:
  •  Catástrofes naturales: terremotos, huracanes, incendios, inundaciones, etc.
  •  Tragedias ocasionadas por el hombre: guerras, atentados terroristas, asesinatos, agresiones físicas, tortura, secuestro, abuso sexual, maltrato psicológico o emocional como el acoso laboral y escolar.
  •   Accidentes y enfermedades: caídas, golpes, ahogamientos, atragantamientos,accidentes automovilísticos o aéreos, explosiones, incendios, infartos, muertes violentas de algún familiar, etc.

El trastorno por estrés postraumático puede o no desarrollarse en una persona que ha estado expuesta a un acontecimiento traumático, dependiendo de las características individuales de la persona (vulnerabilidad o no) y de la naturaleza del acontecimiento traumático. A más traumático el hecho, más probabilidades de que se origine, y a menos vulnerabilidad individual previa menos probabilidades de generarlo.
Imagen de la película «Vals con Bashir», del director Ari Folman.

Fuentes:

“Eliminar el estrés”, Brian Weiss. Ediciones B, Novoprint, Barcelona 2014.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search

+